¿No creeremos en verdad que existe democracia?

¿Se acuerdan de “Wall Street”? Aquella magnífica película de Oliver Stone de los años ochenta, donde un joven Charlie Sheen sucumbe primero a la avaricia y el amor al dinero y al capitalismo más duro personificado por un genial Michael Douglas, para luego, una vez que se da cuenta, de que el espejo tiene dos caras y que el capitalismo ya no están bonito cuando uno es la víctima, cuando ya no se es verdugo sino víctima, decide cambiar de lado y en un último acto de decencia, salvar a cientos de personas del desempleo. ¿Se acuerdan? Si la han visto, la tendrán de seguro en la memoria. Si no la han visto, se las recomiendo. Pues hay una escena (para mi crucial) cuando el joven Charlie Sheen, completamente desconcertado de a cuanto puede llegar la avaricia del que había sido hasta entonces su mentor, le pregunta ¿Por qué? ¿Porque destruir una compañía? ¿Por qué despedir a cientos de personas? ¿Solo por mas dinero? ¿Cuántos yates más necesitaba? ¿Cuándo es suficiente? Michael Douglas en un monologo colosal, le explica cómo funciona en verdad el sistema, finalizando con las grandes palabras ¿No creerás en verdad que vivimos en democracia? De aquella escena han pasado 30 años. ¿Qué ha ocurrido? Nada. No es porque no hay habido intentos. Es que no hay alternativas. Es que el ser humano es y será siempre al fin y al cabo un ser humano. ¿Existe democracia? Mejor dicho. ¿Alguna vez existió democracia? Muchos se han quejado de la caída del comunismo, argumentando de que se debe a que el comunismo como tal no existió, el comunismo real es una utopía, en el papel factible pero en la práctica imposible. Pues bien ¿Es la democracia factible o también una utopía? Antes de seguir, la aclaración, no pretendo con estas líneas dar mi voto ni a un lado ni al otro (por lo menos no por el momento) solo analizar un poco las palabras de aquella película, que merecen ser resaltadas y no olvidadas. Hable de ello en mi artículo anterior y he aquí mi comentario. Pues bien analizemos la definición (una muy simple, he de reconocer): En sentido estricto, la democracia es una forma de organización del Estado en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus representantes. En sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.”

¿Somos completamente libres?

¿Somos todos completamente iguales?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s