¿Podemos realizar un cambio?

¿Estamos conscientes de cuanto podemos cambiar en este mundo? ¿O estamos más bien conscientes de que no podemos cambiar nada? Acabo de leer un artículo sobre el “triunfo” (y las comillas son deliberadas) de “PODEMOS” en España. He de reconocer de que no se mucho ni del movimiento ni de sus metas a corto o mediano plazo. Solo me llamo la atención comentarios negativos y sobretodo en contra de esa significativa “victoria” (y sigo poniendo las comillas a propósito). Escuche que es un grupo socialista, muy ligado al mismo partido de Grecia que gano las elecciones hace poco y sobretodo (¿Chismes?) ligado también al partido de Maduro en Venezuela. Mas no sé. ¿Entonces puedo comentar de este evento? No del evento pero si de la historia. El gran problema del cambio es justamente eso, de que significa un cambio. Muchas veces no sabemos que es lo que queremos, solo sabemos que la situación como esta no nos gusta. Así que decidimos lo mejor es un cambio. Cuando Alemania vivió la peor crisis de su historia en términos económicos, necesitaban un cambio. Un joven austriaco de bigote pequeño y mirada fría les ofreció un cambio. Todos sabemos lo que paso no solo con Alemania sino con el mundo. Cuando Perú no hace mucho, vivió una de sus peores crisis económicas de su historia y un terrorismo que vencía el pueblo pedía un cambio. Y un ingeniero de ascendencia japonés nos ofreció un cambio. Incluso su partido se ponía la palabra cambio en su nombre. No todos pero la mayoría sabe, que aquel cambio arrastro a la peor crisis institucional y moral del Perú, creando el Perú que tenemos ahora moralmente destruido, siendo para mí uno de los peores gobiernos de la historia del Perú. Pero si hubo un cambio. No hace mucho, en Alemania se fundo el partido de los “piratas”. Arrastraron rápidamente a muchos votantes. Era un partido joven y muy simpático. Estaban hartos de la política standard y querían ofrecer un cambio. Pero en este caso la situación fue diferente. Poco a poco se fueron desintegrando. La simpatía se esfumo. La aura desvaneció. El cambio que prometieron no lo dieron porque se dieron cuenta de que ni ellos sabían que había que cambiar. Pienso que hay dos opciones que he querido demostrar con este pequeño relato. Un cambio lo habrá pero puede ser muy malo, si no se saber ir encaminado. Muchas veces las personas que piden un cambio, lo hacen porque no les gusta lo que están viviendo pero tampoco saben lo que quieren. ¿En que camino va España? No lo se, como dije al principio, se muy poco del movimiento de la situación en general. Lo único que puede decir es que un “no se” cuando se trata de ver el destino de un país o de la situación económica de el mismo es de por si peligroso. Si la historia nos ensena algo es que estas situaciones se repiten en países distintos y en situaciones distintas. Y si la historia nos ensena algo, es que la gran mayoría de las veces, los seres humanos eligen mal.

Anuncios