Para recordar…5 abril

Quizas, pienso yo, uno de lo sgraves problemas de la juventud actual es la falta de interes en algo serio y mas bien, ser esclavos de los medios sociales y redes del mismo tipo, mirar mas bien una pantalla de celular que leer lo que ocurrio hace, en si, no mucho tiempo.

Sigo viendo con gran horror y asombro, que Keiko Fujimori, sigue yendo primero en las encuestas de mi país, Perú. La pregunta es: Como ha podido llegar a tanto la ceguedad de los peruanos? No de todos, pero ver que una personas que representa lo peor de nosotros esta verdaderamente primera en las encuestas y que aunque sea un 30% de la población pueda votar por ella, es algo que no me entra en la cabeza y que he decidido, combatir. Y como? quizas solo recordando el pasado, que es lo que al fin y al cabo, es la referencia de lo que tenemos a modo de ensenanza.

Corría el anio 1992, un anio como cualquier otro, Perí vivia tiempos dificiles, yo aun estaba en la secundaria y ya poco a poco me empezaba a vislumbrar cual sería mi futuro. Mis padres hacían muchos esfuerzos para poder darme un futuro prometedor, yo aún pensaba en ir a alguna universidad de Lima y estudiar mucho para poder trabajar en una buena empresa y aportar algo a mi familia y mi país. Un sueno algo infantil pero entonces solo tenía catorce anios y, despues de todo, veía al futuro con cierto entusiasmo. Quizas mucho jovenes de ahora vean al futuro de igual manera, y piensan que es algo prometedor, apoyar a alguien joven que supuestamente le entiende. Pero una manana todo aquello se derrumbo, aún recuerdo cuando me levante aquel día, alistandome para ir al colegio, cuando mi padre, muy preocupado nos dijo que ese día no debíamos de salir dado que había habido un golpe de estado y que los militares habían tomado el poder. Pueden llamarlo como quieran, autogolpe dicen muchos pero ese día, Alberto Fujimori, el padre de la actual candidate y fundador del partido y del pensamiento Fujimori, destruyo las instituciones del estado, se autoproclamo presidente y destruyo los suenos de toda una generación.

Muchos se han olvidado de los miles de peruanos que tuvimos que salir al extranjero buscando un mundo mejor, muchos se han olvidado de lo significo aquel golpe de estado, muchos se han olvidado que las instituciones como las conocemos se destruyeron para nunca mas levantarse, muchos se han olvidado que la corrupcion de formo parte del sistema de gobernar aquel cinco de abril y muchos se han olvidado de Fujimor  y su partido, los mismo que ahora pretenden volver al poder, fundador su mafia aquel cinco de abril de 1992.

Muchos se han olvidado lo que era no poder salir en las noches o al final de aquel anio tener incluso miedo de decir algo por temor de que el SIN nos escuche, muchos se han olvidado de que el Perú se convirtio en el simbolo de la corrupcion (y que hasta ahora no nos hemos podido desprender de ese titulo) y que Fujimori, destruyo no solo empresas nacionales, familias enteras y el sentimiento de patria, sino que acabo con vidas humanas y encima tortura, tal como esta documentado. Y no lo hizo por un bien comun, no lo hizo por un bien colectivo o porque el país estuviera en guerra, lo hizo solo para enrriquecerse a el y todos sus secuaces, los mismo que ahoran pretenden llegar al poder.

Aquel cinco de abril, empezo todo y que logro acabarse con sangre, sudor y lagrimas en el 2000. A el Perú lo costo casi veinte anios recuperarse de lo estragos de aquel cinco de abril en el que el principal culpable, Fujimor, destruyo el Perú.

Y ahora pretende su hija, principal discipula y representante de todo el lado oscuro peruano, la que pretende volver al poder? Y aun ahora hay personas que estan dispuestas a votar por ella?

Espero y tengo confianza en mi país, en mis compatriotas que aquello no sucede. Y porque? sobre esto y otras cosas, seguire escribiendo en mi Blog durante las sgtes semanas.

 

Anuncios

Fujimori … nunca mas !

Sentado en mi cuarto, un lunes por la noche, estuve pensando en mi país y en lo que se le viene. Meses de elecciones y decisiones. Lamentablemente, mi país no ha sabido elegir a sus gobernantes. He escuchado (no me acuerdo donde) de que en el Perú, los mejores gobernantes no han sido elegidos y, sin hacer una gran investigación sino recordando lo que he vivido y lo que me viene a la memoria, he de decir que es verdad.

Recuerdo aún, 1990. Yo viví una infancia feliz, porque al ser pequeño no me di cuenta del horror de país en el que vivía ni lo que mis padres tenían que hacer para que mi familia y yo, pudiéramos vivir adecuadamente. Coches bomba, escasez de alimento, racionamiento y en el peor de los cinismos un ministro de economía que solo se le ocurrió decir “que Dios nos ayude”. Fue en ese momento, para mi crucial para el país, que el país tuvo que tomar una decisión y como tantas veces en la historia del Perú tomo una decisión equivocada. Se asustaron (y no me incluyo, en ese tiempo era aún un joven y no tenía derecho a votar) por que les dijeron la verdad. Las palabras de Vargas Llosa aun retumban en los pasillos de la memoria cuando, no siendo político, se aventura en una odisea por las aguas turbulentas del, hay que reconocerlo, hasta entonces quizás ineficaz, quizás anárquico, quizás viejo, pero aún no podrido sistema político. Dijo, a diferencia de muchos políticos, lo que quería y lo que se tenía que hacer, considerando el mundo de finales de los ochenta. Algunos lo entendieron, muchos lo apoyaron. Y luego, el tan conocido y odiado, resentimiento nacional. ¿Por qué lo apoyan las empresas? ”Este Sr. No sabe nada, solo escribe libros” ¿Por qué se reúne con todos esos pitucos que no conocen el Perú? ¿No será este otro candidato blanquito que no sabe que es ser peruano? Y vieron, en un ingeniero que con un tractor y un sombrero decía “yo solo prometo, honradez, tecnología y trabajo”, al “pobrecito ingeniero” que si conoce al Perú y que si sabe lo que es ser pobre. El Perú tuvo que decidir. Y decidió mal.

Han pasado 26 años desde entonces, yo (y muchos, pero muchos compatriotas) salimos del Perú de los noventa, el Perú de Fujimori buscando un futuro mejor, hemos tenido que sufrir el estar separados de nuestras familias y ver de lejos lo que pasa en el país, han pasado 26 años en los que el Perú aún no se recupera de esos nefastos años, han pasado 26 años y la clase política no volvió a ser la misma, siendo corrompida hasta la medula, la televisión no volvió a ser la misma, sino que Fujimori la convirtió en lo que tenemos ahora y nuestro nivel como país ha caído a niveles ya alarmantes. Todo porque hace 26 años no supieron elegir.

Y después de todo, nuestros padres, nuestros abuelos tienen una excusa. Ellos no conocían a Fujimori, no podían imaginarse que iba a hacerse un autogolpe, no iban a imaginarse que iba a convertir a Perú en un narcoestado, no se imaginaron que iba a vender el país a los extranjeros, no se imaginaron que haría putrefacta la política nacional, no imaginaron que asesinaría a compatriotas para lograr sus objetivos, no supieron que torturaría a su propia esposa, no supieron que en el peor de los insultos a todos los peruanos (porque fue un insulto en nuestra propia cara) renuncio por Fax a la presidencia de la Republica.

Nada de eso sabían, cuando lo eligieron presidente en 1990.

Pero ahora lo sabemos.

¿Queremos lo mismo para nuestros hijos?

¿Tendríamos excusa si sabiendo lo que sabemos escogemos a Fujimori (ahora reencarnado en su hija) como presidente del Perú, nuevamente? ¿Tendríamos el orgullo de mirarnos a la cara si después de que nos insultan a nuestra propia cara, besamos las manos del que no insulto y le decimos gracias? ¿Tan poco amor propio, tan poco orgullo, tan poco valor tenemos?

Espero y tengo la esperanza, de que los peruanos entendamos de que el Perú tiene una nueva decisión y que la única solución posible es que por ningún motivo Fujimori salga elegido presidente del Perú.

Estos son solo unos argumentos por los cuales, al ver que la candidata de Fujimori, su hija, esta primera en las encuestas le tumban a una la esperanza de que el Perú sabe elegir. Pero aún no es tarde. Solo hay una salida a este dilema y es sencilla. Fujimori no puede por ningún motivo volver a ser presidente del Perú ni volver a destruir al país ni volver a malograr todo lo que con tanto trabajo se ha conseguido.

Usare las palabras de un spot, que el mismo Fujimori utilizo en su campana. “Si le doy de comer a un perro y este me muerde la mano, yo no vuelvo dar a comer”. Se nos ha mordido la mano. ¿en verdad, queremos seguir dando de comer a los Fujimori?

La fuerza estará con nosotros … siempre

Aprovechando la nueva entrega de la saga de “star wars” (seguire con el termino en ingles dado que se ha hecho muy común y dejo de lado el nostálgico título en español “La guerra de las galaxias”) para poner dos o tres comentarios sobre esta película.

Pretendo ponerme los guantes de crítico de cine (sin serlo) aunque confieso que no puedo ser objetivo ya que (y seguiré confesando) soy un fan acérrimo de esta, desde mi punto de vista, obra maestra. Y con obra maestra me refiero a la historia no a la película o películas, dado que salvo “El imperio contraataca” ninguna película ha sido, en sí, una gran película desde el punto de vista cinematográfico.

Entonces ¿Por qué ese culto a estas películas? ¿Por qué ese casi veneración hacia este cine y todo lo que conlleva? Porque el ser humano ha sido siempre un ser maravillado y fascinado por las historias y mientras más fantásticas mejor. Desde aquella famoso “Iliada” y “Odisea” de Homero o las sagas germanas en torno a un canto de Nibelungos o el cuento del viaje de Gilgamesh o las leyendas sobre el divino origen del imperio incaico, los seres humanos nos hemos sentido fascinados por historias de hechos heroicos, de causas perdidas, de la lucha del bien contra el mal, de redención y sobretodo de amor y aventura. Aquello que todos queremos vivir en algún momento para poder disfrutar de aquello que llamamos vida. Cosa que muy pocos logran (demasiados pocos) pero que todos anhelamos. Es de ahí donde sale nuestra fascinación por estas historias y es ahí donde radica el genio de George Lucas. Nos ha brindado una historia fascinante, quizás digan mucho que no creo nada, pero yo digo que si, ya que si bien ha hecho un composición única de elementos ya conocidas, el contexto y lo que de el se deriva si son únicos, creando una historia con todo lo que se le puede pedir a una historia y desde ya, para mí, una saga digna de una antigua odisea griega, germana o mesopotámica. Es ahí donde radica su gran proeza, no de cineasta (que a mi modo de ser, Lucas ha sido siempre un director más bien mediocre) sino en que las películas viven de la historia. Y es ahí donde radica el gran problema de esta primera nueva entrega. La historia.

No hay que ser un fanático de esta saga como para darse cuenta de que esta película es una copia bastante fiel de la primera entrega de 1977. No agrego nada nuevo. Continuo la historia después de “El regreso del Jedi” poniendo algunos elementos aparentemente nuevos como el sobrino descarriado o la relación rota de Han Solo y Leia pero, son elementos consecuentes, no novedosos y cometiendo un error trágico, sobre el destino de un personaje mítico como Han Solo. La “Estrella de la muerte” ahora es la “Asesina de estrellas” (Starkiller) y en vez de destruir un planeta ahora se destruyen cinco. Si uno se sentía emocionado en la primera entrega con un escuadrón valeroso de treinta naves a enfrentarse a todo un imperio maligno uno no se siente identificado con un escuadrón de pocas naves de una supuesta republica establecida contra un nuevo imperio aun sin formarse (¿si la república es tan buena y el imperio tan malo, porque esta vez tan pocos apoyan a la república?). En resumen, esta película no ofrece nada nuevo.

Segundo, los personajes: Magnífica interpretación de la actriz que le da vida a “Rey” poniendo no solo un toque femenino que bien le hacía falta a la saga sino que le da un valor incalculado de humanismo y tenacidad que esperamos de cualquier héroe. Tanto el personaje de Rey como el del soldado prófugo le dan vida esta película y se la llevan a hombros, tanto que dejan muy descoloridos a otros personajes que deberían haber sido mejor tratados con el de Han Solo y Leia. Esta vez el malo tiene todas las de perder, dado que solo puede ser comparado con “Darth Vader” un personaje también mítico del cine, que no se si a propósito o de casualidad, logran salvar muy bien no queriendo superarlo sino más bien plasmando en el personaje del sobrino conflictivo y lleno de rencor y complejos, preso de su propia ineptitud, aquel sentimiento de que todos tenemos de que las copias nunca pueden ser mejores que el original. Personaje quizás no del todo trabajado (nunca sabemos cómo se vuelve tan malo conociendo todo lo que sabía, a Anakin se le perdona el hecho de haber caído preso de la ignorancia, pero que justo el sobrino de Skywalker conociendo todo lo que había pasado su familia se vuelva al lado oscuro suena un tanto extraño) pero bien desarrollado por el actor. Si bien la primera entrega nos entrego unos personajes bien trabajados y entrañables, en esta nueva entrega no es así.

Esta vez si se nota muy bien, lo que un buen director como Abrams puede realizar. Una dirección solida de la película, sin abusar de los efector digitales haciendo un poco de malabarismo para satisfacer tanto a los fans de antaño como a los nuevos cinéfilos.

Tercero y conclusión, esta nueva entrega deja el mismo sabor como cuando una lee una buena novela y después otro autor trata de copiar el estilo y sigue la historia pero se nota que falta la mano del maestro. No deja de ser una muy buena película (cinematográficamente hablando es superior a las últimas tres entregas, dado que desde mi punto de vista J.J. Abrams es mucho mejor director que Lucas) y nos brinda una gran película que merece sin duda verse, pero que sin embargo no llena el vaso de las expectativas, cimentando una vez más lo que todo el mundo sabe qze las primeras tres películas son insuperables y quedaran para siempre como el clásico de cine y de saga que nos ha regalado George Lucas y por la cual siempre le estaremos agradecido.