Fujimori … nunca mas !

Sentado en mi cuarto, un lunes por la noche, estuve pensando en mi país y en lo que se le viene. Meses de elecciones y decisiones. Lamentablemente, mi país no ha sabido elegir a sus gobernantes. He escuchado (no me acuerdo donde) de que en el Perú, los mejores gobernantes no han sido elegidos y, sin hacer una gran investigación sino recordando lo que he vivido y lo que me viene a la memoria, he de decir que es verdad.

Recuerdo aún, 1990. Yo viví una infancia feliz, porque al ser pequeño no me di cuenta del horror de país en el que vivía ni lo que mis padres tenían que hacer para que mi familia y yo, pudiéramos vivir adecuadamente. Coches bomba, escasez de alimento, racionamiento y en el peor de los cinismos un ministro de economía que solo se le ocurrió decir “que Dios nos ayude”. Fue en ese momento, para mi crucial para el país, que el país tuvo que tomar una decisión y como tantas veces en la historia del Perú tomo una decisión equivocada. Se asustaron (y no me incluyo, en ese tiempo era aún un joven y no tenía derecho a votar) por que les dijeron la verdad. Las palabras de Vargas Llosa aun retumban en los pasillos de la memoria cuando, no siendo político, se aventura en una odisea por las aguas turbulentas del, hay que reconocerlo, hasta entonces quizás ineficaz, quizás anárquico, quizás viejo, pero aún no podrido sistema político. Dijo, a diferencia de muchos políticos, lo que quería y lo que se tenía que hacer, considerando el mundo de finales de los ochenta. Algunos lo entendieron, muchos lo apoyaron. Y luego, el tan conocido y odiado, resentimiento nacional. ¿Por qué lo apoyan las empresas? ”Este Sr. No sabe nada, solo escribe libros” ¿Por qué se reúne con todos esos pitucos que no conocen el Perú? ¿No será este otro candidato blanquito que no sabe que es ser peruano? Y vieron, en un ingeniero que con un tractor y un sombrero decía “yo solo prometo, honradez, tecnología y trabajo”, al “pobrecito ingeniero” que si conoce al Perú y que si sabe lo que es ser pobre. El Perú tuvo que decidir. Y decidió mal.

Han pasado 26 años desde entonces, yo (y muchos, pero muchos compatriotas) salimos del Perú de los noventa, el Perú de Fujimori buscando un futuro mejor, hemos tenido que sufrir el estar separados de nuestras familias y ver de lejos lo que pasa en el país, han pasado 26 años en los que el Perú aún no se recupera de esos nefastos años, han pasado 26 años y la clase política no volvió a ser la misma, siendo corrompida hasta la medula, la televisión no volvió a ser la misma, sino que Fujimori la convirtió en lo que tenemos ahora y nuestro nivel como país ha caído a niveles ya alarmantes. Todo porque hace 26 años no supieron elegir.

Y después de todo, nuestros padres, nuestros abuelos tienen una excusa. Ellos no conocían a Fujimori, no podían imaginarse que iba a hacerse un autogolpe, no iban a imaginarse que iba a convertir a Perú en un narcoestado, no se imaginaron que iba a vender el país a los extranjeros, no se imaginaron que haría putrefacta la política nacional, no imaginaron que asesinaría a compatriotas para lograr sus objetivos, no supieron que torturaría a su propia esposa, no supieron que en el peor de los insultos a todos los peruanos (porque fue un insulto en nuestra propia cara) renuncio por Fax a la presidencia de la Republica.

Nada de eso sabían, cuando lo eligieron presidente en 1990.

Pero ahora lo sabemos.

¿Queremos lo mismo para nuestros hijos?

¿Tendríamos excusa si sabiendo lo que sabemos escogemos a Fujimori (ahora reencarnado en su hija) como presidente del Perú, nuevamente? ¿Tendríamos el orgullo de mirarnos a la cara si después de que nos insultan a nuestra propia cara, besamos las manos del que no insulto y le decimos gracias? ¿Tan poco amor propio, tan poco orgullo, tan poco valor tenemos?

Espero y tengo la esperanza, de que los peruanos entendamos de que el Perú tiene una nueva decisión y que la única solución posible es que por ningún motivo Fujimori salga elegido presidente del Perú.

Estos son solo unos argumentos por los cuales, al ver que la candidata de Fujimori, su hija, esta primera en las encuestas le tumban a una la esperanza de que el Perú sabe elegir. Pero aún no es tarde. Solo hay una salida a este dilema y es sencilla. Fujimori no puede por ningún motivo volver a ser presidente del Perú ni volver a destruir al país ni volver a malograr todo lo que con tanto trabajo se ha conseguido.

Usare las palabras de un spot, que el mismo Fujimori utilizo en su campana. “Si le doy de comer a un perro y este me muerde la mano, yo no vuelvo dar a comer”. Se nos ha mordido la mano. ¿en verdad, queremos seguir dando de comer a los Fujimori?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s