PPK y el nuevo orden de cosas

Hace mucho tiempo, durante la época en la que Estados Unidos inicio la segunda guerra de Irak (dicho sea de paso la guerra más inútil y que más efectos nocivos ha traído al mundo contemporáneo) un comediante estadounidense dijo (no traduzco literalmente sino lo que tengo en mi mente de aquel extracto). El dijo “¿Cómo estará el mundo ahora donde el mejor jugador de golf es un negro, el mejor rapero es un blanco, los franceses llaman arrogantes a los estadounidenses y los alemanes no quieren ir a la guerra?”. Descontando lo políticamente incorrecto que pueda ser (que no perderé tiempo tratando de disculparme) esa frase retrata muy bien el mundo en el que vivimos. Un mundo cambiante donde lo que fue, no tiene por qué ser y lo que siempre pudo ser, puedo que al final no sea. ¿Complicado?  Creo que se resumen en una sola verdad: el mundo está cambiando y queramos o no, debemos aceptar el nuevo orden de cosas que está por venir.

Con nuevo orden de cosas me refiero al nuevo juego que esta por empezar, al nuevo escenario mundial que esta ya entrando en nuestras vidas y no alguna frase mística, religiosa o esotérica. Haciendo memoria de cómo era el mundo, no hace mucho, hace tan solo treinta años podríamos decir el mundo era  en si sencillo:  Había una guerra fría, Estados Unidos y sus aliados eran los buenos (si uno había nacido en este lado del hemisferio así nos lo quisieron hacer creer) y los soviéticos y sus aliados eran los malos (claro que del otro lado del mundo era completamente al revés). Latinoamérica era entonces una sucesión sin cesar de dictadores serviles a estados unidos (como Pinochet como máximo ejemplo), terrorismo despiadado, economía desastrosa y cero perspectivas al futuro. Europa era el símbolo de la iluminación y civilización, habiendo dejado atrás fatídicas cualidades como racismo o nacionalismo.   Como punto norte a seguir, Estados Unidos con su tecnología, su modo de vivir y su gran perspectiva al futuro.

¿Que ha quedado de eso mundo hoy?

Sudamérica (salvo excepciones) viene desde hace veinte años desarrollándose como una democracia estable con gobiernos que se suceden democráticamente sin problemas, poblaciones que esperan y escuchan (algunas mas otras menos) las propuestas de sus candidatos, donde los golpes militares ni siquiera se sugieren, donde se habla de un orgullo nacional creciente y sano, tanto nacional como continental. Economías estables y en crecimiento y sobretodo una esperanza palpable al futuro.

Europa por otro lado sumida en caos nacional, donde el nacionalismo y el racismo están volviendo a mostrar sus dientes, donde se pide a gritos la mano dura que los guie.

Estados Unidos, competiendo por cuidar el puesto muy temblante que tiene en el podio mundial, con una China y una Rusia que en muchos aspectos ya lo han sobrepasado, donde base su influencia más que todo en su poder militar, con infraestructura vieja y obsoleta, una educación y sistema de salud deplorables.

Una Rusia y una China, dispuestos a hacernos recordar que por más que nos engañemos el ser humano será siempre ser humano y no podrá escapar de sus propios demonios.

La victoria de PPK (Pedro Pablo Kuscinsky) en el Peru sirvió para recobrar un poco la esperanza básica en que los peruanos son dueños de su propio destino si se lo propone y de que han sabido elegir bien, eligiendo un futuro (lo mismo que Argentina con Macri) y no una vuelta al pasado o sumirse en conflicto retrógrados como los de Europa o el medio Oriente. Los peruanos votaron esta vez con la cabeza contra la ignorancia y la corrupción (representado en Perú por Fujimori y toda su familia y en Argentina en menor escala por Kirchner). El Perú estuvo al borde del abismo pero fue salvado por los propios peruanos. Fue una victoria justa pero fue victoria de la razón y la sensatez. Mucho más de lo que se puede decir ahora de lo que los ciudadanos en países como Gran Bretaña, Francia o Estados Unidos están eligiendo. Quién lo diría haces treinta años.

No digo que PPK sea la solución a todos los problemas ya que no lo será. Como tampoco Macri solucionara todos los problemas de Argentina. Pronostico un un gobierno estable, técnico y democrático pero decisivo y fuerte. Con ideas claras, metas visibles e indicadores a seguir. PPK dirigirá el Peru como una empresa (Macri también)) y eso es lo que al Perú le hacía falta. Quizás cumpla con lo que prometió, quizá lo intente pero algo es seguro no dejara el Peru en el suelo y en la ruina como hubiera sido un Fujimorismo con todo el poder.

Mucho ha cambiado desde hace treinta años y se ha demostrado una vez más que nada dura para siempre y que el mundo como dice una famosa frase siempre da vueltas. Lo que antes estaba arriba mañana puede estar abajo y viceversa. Quizás sea el momento de renacer de América Latina, aquel gigante que han mantenido dormido por temor a su poder. Quizás desvarió un poco. Pero algo es seguro. El cambio está presente y llegara de todas maneras y por lo menos para algunos adornado con un listón de positivismo y esperanza. Pero no para todos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s